Hay que Tener Alternativas

A veces aparece alguna chica que nos gusta especialmente, y nos frustramos cuando no podemos estar con ella. La mejor forma para evitar pasarlo mal es teniendo siempre alternativas

Hay que Tener Alternativas

Aunque ya sepamos cómo tratar a las chicas, a veces aparece alguna que nos gusta especialmente, y nos frustramos cuando no podemos estar con ella. La mejor forma para evitar pasarlo mal es teniendo siempre alternativas.


Has conseguido el teléfono de esa chica que te gustaba. Y parecía que a ella también le gustabas tú. Habéis hecho planes. Incluso es posible que hayas quedado alguna vez con ella, es posible que ya os hayáis besado. Por fin has encontrado a una chica que merece la pena: es guapa, simpática, su personalidad es muy interesante, es buena gente… y justo cuando empiezas a tener esperanzas de salir con ella, cuando crees que ya tienes en tu mano tu relación deseada… ella empieza a darte esquinazo.

Te deja de coger el teléfono, no te contesta los mensajes, cancela esa cita que teníais preparada… Parecía que lo tenías hecho, y de repente empiezan a aparecer baches en el camino. Intentas sacar tus mejores armas de seductor: piensas en los mensajes más atractivos que le puedes mandar, que piquen su curiosidad para “engancharla” y que vuelva a ir detrás tuya. Piensas en las conversaciones que tendrás con ella, en las tácticas que usarás para volver a atraerla… pero nada parece funcionar. ¿Por qué? ¿Cómo hemos hecho para estropearlo en este punto? ¿Qué podemos hacer para arreglarlo?

En este momento lo mejor que podemos hacer es no darle demasiadas vueltas a estas dos cuestiones. Estás tan metido en el juego, que es difícil saber que la opción correcta es no jugar. Hay que poner las cosas en perspectiva, y encontrar una visión más global. El problema no es que esta chica pase de ti, el problema es que le estás dando demasiada importancia a esta chica en concreto. Para resolver esta situación hay que mirarla desde una perspectiva más amplia: hay que tener alternativas.

Hay que Tener Alternativas~Elegante~

Tú No te Puedes Meter en la Mente de la Chica


Ella puede tener una razón legítima para no cogerte el teléfono, aunque lo cierto es que la mayoría de las veces lo que está haciendo es jugar al ratón y al gato. Puede estar ya viendo a algún chico además de a ti, o puede estar indecisa entre varios “pretendientes”, o simplemente puede estar liada con otras cosas (trabajo, exámenes…) y estar pasando de ti de forma inconsciente: sencillamente, ella no te da tanta importancia a ti como tú le estás dando a ella.

Si la pillas en un buen momento igual te coge el teléfono, pero si la pillas en un mal momento y no te lo puede coger, igual después no le da demasiada importancia a ello, y no se acuerda de devolverte la llamada. Claro que, si sigues insistiendo para ver si te lo coje en otro momento y te pones pesado, puede que la agobies, y ahí sí que lo has terminado de arreglar :/

Una cosa que debemos tener en cuenta es que, aunque para nosotros esta chica en contreto sea muy importante, porque nos guste mucho, o porque nos hayamos esforzado en nuestra interacción con ella, o porque nos hayamos hecho ilusiones de nuestra futura relación con ella, eso no significa necesariamente que nosotros seamos igual de importantes para ella. De hecho, las chicas tienen tantos chicos disponibles, que un chico en concreto con el que aún no tiene nada, no tiene por qué tener mayor importancia en su vida.

Para las chicas, los chicos son un recurso abundante.
Sí, incluso los chicos atractivos. Para una chica no es una desgracia dejar pasar este tren, primero porque ella asume que aunque ahora mismo pase de ti, ella podrá recuperarte en un futuro si así lo desea, y segundo porque ella tiene alternativas: siempre habrá otros chicos que ocupen tu lugar. Y si la chica es atractiva, algunos de estos chicos también serán atractivos, no todos necesariamente tienen que ser unos pusilánimes o unos pringaos.

Y ahora os preguntaréis, “entonces, ¿cómo puedo hacer para asegurarme el estar con esta chica?”, y la respuesta es muy sencilla: no puedes. Y no sólo no puedes, sino que mientras más te obsesiones con ello, peor.

“Lobo, ¿Y entonces qué se puede hacer?” Pues mi consejo es doble:

  • no te impliques mucho emocionalmente con una chica cuando todavía la estás conociendo
  • ten siempre alternativas, para evitar que ella sea tu única opción

No te Impliques Emocionalmente Demasiado Pronto


No te impliques emocionalmente con una chica a la que hace poco que acabas de conocer, cuando todavía estáis acostumbrándoos el uno al otro, cuando aún no tenéis una relación.

Más claro, agua. Es complicado, porque muchas veces conocemos chicas que nos gustan mucho, y ponemos un empeño especial en estar con ellas, y muchas veces no conseguiremos estar con ellas aunque utilicemos nuestras artes de seductores. Y como nos hemos esforzado para conseguirlas, cuando las perdamos, nos frustraremos.

Aun así, aunque nos cueste, tenemos que intentar no implicarnos emocionalmente con esa chica que tanto nos gusta, hasta que no tengamos una relación con ella. Por supuesto, con relación me refiero a relación sexual. Hasta que no seamos su pareja (insisto, pareja sexual), no podemos considerar que “está hecho”,  y relajarnos pensando que ya hemos encontrado a nuestra media naranja. El juego de la seducción no ha terminado, y si nos despistamos podemos perder la partida.

Cuando ya somos la pareja sexual de una chica, bien sea una relación seria monógama, o una relación abierta o múltiple, o un simple rollete, ahí ya cambia la cosa. A partir de ahí, como norma general, ella querrá mantener la relación, y empezará a invertir más. Recuerda: hasta que te acuestas con una chica, ella busca motivos para que no le gustes. A partir de que empezáis una relación sexual, por consistencia ella busca motivos para que le gustes.

Hay un momento en el que la dinámica de la relación pasa de ser “chico persigue chica” a “chica quiere tener relación con chico”. Ese momento se llama Conversión, y suele producirse tras una o varias veces de acostaros juntos. En general, y salvo que la chica estuviese muy muy atraída por ti desde un principio, el cambio es notable: ella empieza a invertir mucho más en la relación, te llama o te manda mensajes espontáneamente, te propone citas, y en general ella empieza a trabajar para que vuestra relación progrese.

A nivel psicológico es bastante sensato: la chica ha decidido que tu eres una pareja sexual adecuada, y a partir de ese momento invertirá en vuestra relación. Hasta ese momento, todo era un juego. Jugábais a conoceros, a ver cómo érais, a ver si podíais resultar compatibles. Durante ese jugueteo previo, ella no se va a implicar demasiado emocionalmente contigo, y tú deberías hacer lo mismo con ella.

¿Y cuál es la mejor forma de hacer esto, especialmente si la chica te gusta mucho, y de forma natural tiendes a tener sentimientos por ella aun antes de tener una relación con ella? Teniendo siempre alternativas.

Ten Alternativas para Evitar que Ella Sea tu Única Opción

Ya sabemos que si muestras demasiado interés por una chica (si parece que la necesitas o que estás desesperado por conseguirla), ella perderá interés por ti de forma automática. Así que si es ella la que de repente empieza a mostrar poco interés por ti, te encuentras en una situación en la hagas lo que hagas estás perdido: si insistes demasiado, la pierdes; pero si pasas totalmente de ella, la pierdes también. La única forma de perder una partida amañada es no jugar, y la mejor forma de escapar de esta trampa es Teniendo Alternativas.

Por ejemplo: si una chica ha quedado contigo, y llamas para confirmar la cita, y no te lo coje, mandas un SMS, y no te responde en un rato… ¡haz planes con tus colegas! Queda con ellos para salir por ahí, y a la chica le mandas un mensajito en plan “Al final me voy a XXX con esta gente, si te pasas por allí ya nos vemos. Chao!”. Y de la que sales por ahí, pues ya que estás puedes abordar a otras chicas y pedir más teléfonos, ¿no? 🙂

Con esta actitud, estás demostrando que tienes una vida más allá de perseguirla a ella, y de que no te vas a quedar sentado esperando que ella decida salir contigo. No le das demasiada importancia al hecho de que ella haya decidido pasar un poco de ti: tú tienes tu vida, y tu vida sigue con o sin ella. Tú eres un tren que pasa en marcha, si ella decide subirse, disfrutará del viaje, pero si ella decide quedarse en la estación, tú no te vas a parar por ella.

Si tienes Relaciones Múltiples, mantener esta actitud resulta muy sencillo: por el mero hecho de llevar relaciones abiertas, tu situación natural es tener alternativas siempre. Normalmente cuando conoces a chicas, aunque te gusten mucho, tú ya estás saliendo con chicas que te gustan mucho, entonces en el peor de los casos… ¡seguirás estando con chicas que te gustan mucho!, aunque dejes de conseguir a alguna en concreto.

Los chicos que quieren Novia se pueden encontrar en una situación más peliaguda. Quieren estar con una chica especial, que les guste mucho, con la que se lo pasen genial, y con la que tengan una relación memorable. Entonces, cuando conocen a esa chica estupenda que tanto les gusta, dejan de buscar.

Esto no implica que a nivel consciente quieran casarse con ella ¡ya!, pero sí que, aunque sea de forma inconsciente, ya no tienen tanto interés en ir detrás de otras chicas: dejan de abordar tanto, si hablan con las chicas no tienen tanto interés en pedirles el teléfono, y después no tienen tanto interés en llamarlas… En cierta forma es algo natural, ya que realmente con la que quieren estar es con la que más le gusta, ¡es lo más normal del mundo!

Pero en el caso de un chico que a lo largo de su vida las chicas no se le han dado especialmente bien, esto tiene el problema de que el chico puede revertir a una actitud anterior poco atractiva. Aunque haya desarrollado una personalidad más atractiva, el reducir voluntariamente sus opciones puede hacer que vuelva a tener comportamientos de frustrado, a que en algunos detalles parezca que está desesperado por ella.

Y esto es peligroso: los instintos arraigados tras muchos años de hacer las cosas mal son traicioneros, pueden jugarnos una mala pasada sin darnos cuenta. Un chico puede creerse que lo hace bien, pero aun así cometer errores sustanciales, dejar entrever y subcomunicar en su forma de hablar, en su tono de voz, en cómo afronta las situaciones, que en el fondo esa chica especial le importa demasiado, que la necesita, que quiere evitar perderla a toda costa. Y como ya sabemos, eso hace más fácil que la perdamos.

Cuando estéis empezando con una chica, cuando sólo os hayáis besado, o incluso si habéis tenido sexo sólo una o dos veces, no os confiéis, no déis por sentado que esta chica va a querer ser vuestra novia, que va a querer tener una relación seria con vosotros inmediatamente. Tenéis que seguir en el mercado, tenéis que seguir teniendo alternativas, para que si ella de repente os empieza a poner barreras, podáis tranquilamente seguir con vuestra vida sin darle mayor importancia. Y de hecho, esta es la mejor forma de tener las mejores probabilidades de acabar estando con ella.

Y cuando veáis que ella ya empieza a mostrar interés en la relación, que es ella la que empieza a invertir, a intentar sacar la relación adelante, entonces sí. Ahí sí podéis involucraros emocionalmente. Ahí, si os apetece, podéis empezar una relación seria con ella. Porque ahí ya se ha acabado la Seducción y ha comenzado la Relación, que es algo que estáis construyendo los dos, y algo en lo que merece la pena invertir.

Lobo Feroz

Comenta este artículo en el foro.

Artículos relacionados:

No Hay que Estar Desesperado

Lobo Feroz es el fundador de Éxito Personal y Éxito Social. Su filosofía se basa en el progreso constante a través de la mejora personal en todos los aspectos de nuestra vida.

Deja un comentario: